5 historias de amor entre tecnología y huertos urbanos

¿Qué relación ves entre tecnología y huertos urbanos? ¿Qué es lo que te parece más pesado o menos gratificante en la gestión, coordinación o experiencia con un huerto urbano?. Estas son algunas de mis preguntas en las entrevistas. Mi objetivo: conocer cómo las personas se imaginan la tecnología en huertos urbanos y para qué podríamos usarla. Las respuestas y conclusiones las contaré en otra ocasión. Pero como aperitivo, hoy quiero contar 5 soluciones donde la tecnología ya ha contribuido a mejorar nuestra experiencia con los huertos urbanos.

Stadse Boeren, una app holandesa para hortelanos urbanos que muestra una lista de eventos relacionados con agricultura urbana en su área geográfica, en Holanda claro ;). También les pone en contacto con otros hortelanos para intercambiar consejos y trucos y hacer trueque de cultivos con ellos.

Urbag (Fathom), una app para emprendedores agrícolas en la ciudad de Boston que permite ver dónde y cómo pueden cultivar dentro de los límites de esta ciudad. Les simplifica al máximo una información compleja como es saber donde la nueva legislación permite practicar agricultura urbana comercial y saber qué tipo de huerto urbano se puede hacer allí (ya sea en un techo o en el suelo, por el tipo de cultivo, apicultura, etc.). Además hace de guía en todo el proceso: indica todos los pasos a seguir para poner en marcha un huerto urbano comercial desde la presentación de solicitudes, la obtención de permisos, etc.

Farm Scout, una app para que un ciudadano pueda localizar espacios no utilizados en azoteas y descubra sus posibilidades para la agricultura urbana. También permite conectar con otras personas interesadas en la agricultura urbana o con socios potenciales para implementar un proyecto de este tipo.

Farmbot. Ya lo comenté a modo curiosidad que estaba indicado para aquellos que no quieren mancharse las manos en un huerto. Y es que te permite cultivar un huerto a través de un robot y una aplicación móvil como si fuera un juego o programa sencillo de diseño. Puedes desde diseñar el huerto arrastrando y soltando las plantas en un mapa y programar secuencias para el cuidado y tareas del huerto, consiguiendo por ejemplo un riego preciso donde no malgastas agua. Se puede personalizar las opciones del robot porque está hecho con hardware (Arduino e impresión 3D) y software de código abierto.

Re:farm. Proyecto iniciado en 2007 cuyo objetivo es desarrollar diferentes herramientas de software y hardware libre para que hortelanos urbanos puedan diseñar, gestionar y monitorizar huertos urbanos. No se en qué punto está el proyecto. Pero crearon una wiki que sirve de guía y comparten información e instrucciones para por ejemplo crear un sistema de autoriego en remoto con sensores con Arduino o para construir sistemas de compostaje, contenedores o sensores de luz o temperatura.

Lo que veo en estos ejemplos:

1. Algunos de ellos se acercan a algunas de las respuestas que me han dado en las entrevistas: trasladar tecnología que ya se aplica en la agricultura tradicional para gestionar de forma más eficiente huertos urbanos, como ya comenté en otro post. Y es lógico que esto se haga porque facilitaría la puesta en marcha y la coordinación del día a día de proyectos tanto sociales como comerciales de huertos urbanos.

2. Hay otros que están contagiados por servicios, plataformas o recursos de otros ámbitos (economía colaborativa, trabajo en equipo, community, marketplaces, redes sociales, etc.) Porque la esencia de las necesidades se parecen: encontrar personas, lugares, compartir tareas y conocimientos… y porque como usuarios encontramos estos servicios útiles y estamos familiarizados con ellos.

Os adelanto que en nuestra ideación está pasando lo mismo y también existe esa doble vertiente de soluciones. ¿Por qué?

Buscamos responder a los diferentes momentos del recorrido y experiencia con los huertos urbanos de todas las personas.

Con qué idea nos quedaremos finalmente para desarrollar lo sabremos muy pronto. Y tú podrás participar de esa decisión, en breve te contaremos cómo.

Raquel Gálvez