3 iniciativas internacionales de huertos urbanos a las que seguir la pista

A muchos de nosotros los huertos urbanos nos parece una novedad. Pero los primeros huertos urbanos surgen en la ciudad industrial del XIX y principios del XX como forma de subsistencia y autoconsumo. La primera mitad del siglo XX, los años 70 y la actualidad son otros de sus momentos de mayor auge (Fuente). Así que hay muchas iniciativas interesantes de las que hablar. Hoy he elegido 3 casos por ser referencias internacionales actuales, singulares y muy diferentes entre sí. Conocerlos nos inspira y amplía las miras sobre cómo podrían ser los huertos urbanos. Descubre estos 3 proyectos y sus diferentes maneras de llevar a la práctica la agricultura urbana.

2 puntos a resaltar de estas 3 iniciativas internacionales de huertos urbanos:

Incredible Edible en Topmorden de Reino Unido

1. De consumo para todos. Cualquier persona, residente o turista puede abastecerse libremente de lo que se produce en los huertos urbanos, y el excedente se comparte en la “gran fiesta anual de la cosecha”.

2. Su funcionamiento: un ecosistema de huertos urbanos en toda la localidad y de trabajo en colectivo.

70 de los espacios públicos del municipio se usan para cultivar y muchos actores implicados: (hospital, teatro, bomberos, iglesia o la comisaría de policía han instalado sus propios huertos). Y el Ayuntamiento ha cedido una parcela para construir un gran Jardín Comestible. Y un grupo de casi 300 personas voluntarias mantiene y cuida los huertos.

incredible-edible-todmorden.co.uk

Prinzessinnengarten en Berlín.

1. Un lugar no sólo para cultivar. Tiene una agenda de actividades que van desde sesiones de cine, charlas, workshops … sobre alimentación sostenible, pero también sobre temas de una vida más sostenible como reciclaje y reutilización de ropa.

2. Sostenibilidad económica compartida. Con las aportaciones de los socios (un precio simbólico que abonan anualmente), las ventas de los productos y la recaudación de la cafetería y el restaurante (Gartencafé und Gartenrestaurant).

prinzessinnengarten.net

Brooklyn grange en Nueva York

Una empresa social que ha creado su modelo de negocio en torno a los huertos urbanos, pero diferente a los que ya conocía. Los 2 aspectos que me han parecido interesantes:

1. La variedad de sus servicios. Realiza proyectos de consultoría e instalación de proyectos de huertos urbanos y actividades de formación, como de otros casos conocía. Pero otra de sus vías de ingreso es la venta de sus verduras y hortalizas a restaurantes de la zona. Esta diversificación de sus servicios es lo que posiblemente haga sostenible el proyecto.

2. Un amplio calendario de eventos, desde talleres sobre cómo hacer tintes vegetales, a la práctica del yoga o la cocina. 

brooklyngrangefarm.com

Y lo que he aprendido de estos casos:

1. Cuanto más global y plural es el proyecto de Huertos Urbanos, más garantías de perdurar.

Y no hay una estrategia única para ello. En el caso de Todmorten lo han conseguido involucrando a toda la comunidad de la población y como dice su fundadora Mary el proyecto les ha hecho revitalizar la economía local (han surgido nuevos negocios ligados a la producción y transformación de alimentos) y han fortalecido los lazos sociales comunitarios (Fuente)

2.“El huerto urbano como una forma de reunión”

Así me resumió Jorge de La Huerta Digital su valor social en nuestra conversación, y que escuchó en una congreso sobre agricultura ecológica. En Prinzessinnengarten lo consiguen a través de la diversidad de actividades que organizan, siendo una forma de acercar el proyecto a más personas, con diferentes inquietudes. Esto ya lo he visto en algunos huertos urbanos, pero más tímidamente y todo indica que va a ir a más por su papel como espacio de encuentro social. En este caso, incluso contar con espacios como una cafetería, es una vía diferente de que un ciudadano contribuya al proyecto aunque no cultive.

3. El auge de nuevos servicios o modelos de negocio relacionados con huertos urbanos.

Si crecen los huertos urbanos, también se innova en poner en marcha nuevos negocios o servicios sobre huertos urbanos. Más allá del alquiler o diseño y puesta en marcha de huertos urbanos. Otros ejemplos de nuevos servicios son los de los supermercados Gotham Greens de Nueva York o el Hotel Wellington de Madrid, donde los huertos urbanos son parte fundamental del servicio que prestan. Producen sus propias verduras y hortalizas en huertos en sus propias azoteas, que luego venden o son los ingredientes estrella de su cocina.

Como os decía, hay tantos casos que me he dejado unos cuantos en el cajón, pero ¡eso es muy buena señal!

¿Quieres compartir con nosotros un caso que te haya parecido interesante? Coméntalo en este post o escríbenos a hola@parcellesnostres.com.

Raquel Gálvez